UN EXCELENTE SERVICIO AL CLIENTE COMIENZA CON UNA SONRISA

Conoce las cuatro razones por las que una sonrisa hace la diferencia cuando se trata de servicio al cliente. Hay ciertas temporadas en que muchas empresas intensifican su enfoque en el servicio al cliente. Se gastan millones de dólares en desarrollar estrategias  para optimizarlo que incluyen formación de los empleados y sensibilización para que entiendan […]

Conoce las cuatro razones por las que una sonrisa hace la diferencia cuando se trata de servicio al cliente.

Hay ciertas temporadas en que muchas empresas intensifican su enfoque en el servicio al cliente. Se gastan millones de dólares en desarrollar estrategias  para optimizarlo que incluyen formación de los empleados y sensibilización para que entiendan que el servicio al cliente es un esfuerzo permanente y no un ejercicio que dura una temporada. Lo que a menudo falta es una sonrisa, un elemento clave de los negocios de interacciones y el servicio al cliente.

Aquí hay cuatro razones para que no olvides que, dentro de tus estrategias, un excelente servicio al cliente comienza con una sonrisa:

Sonrisa_servicio_al_cliente

1. Una sonrisa es más que una expresión. Sonreír no es un simple gesto facial. Comunica un estado de ánimo y es la mejor manera de iniciar un contacto de negocios o ventas.

2. Una sonrisa comunica una forma de pensar. Más allá de considerarlo parte de una estrategia de servicio al cliente, una sonrisa es un reflejo de una organización, ya que es una validación de la promesa de esa organización. Ayuda a formar la primera impresión del cliente, una indicación de la promesa de ofrecer un producto o un servicio satisfactorio. Y esa actitud se contagia.

3. Una sonrisa es una actitud. Este gesto cuenta nuestra historia más allá de las primeras impresiones. Es un toque personal que extiende nuestra promesa de servicio al cliente y refleja nuestra pasión.

4. Una sonrisa es una invitación. Lo más importante es que sonreír establece un tono. Sienta las bases de una relación e inicia la confianza, la piedra angular de todas las relaciones de negocios o ventas.

No podemos controlar todo lo que se desarrolla durante las interacciones con clientes, pero si podemos controlar la actitud que transmitimos, como la amabilidad, la energía y la emoción, así como el compromiso de satisfacer deseos o necesidades del cliente. Esto deberá verse reflejado en la satisfacción del cliente, el mayor indicador de que estamos haciéndolo bien siempre serán lasventas. A pesar de que una sonrisa no puede resolver todos los problemas, en muchos casos, nuestra actitud puede triunfar sobre muchas complicaciones que ocurren durante la transacción y nuestra sonrisa puede convertirse en una ventaja competitiva.

En pocas palabras: si la transacción es de empresa a empresa (B2B) o de empresa a consumidor (B2C), una sonrisa es uno de los componentes más fáciles de hacerlo bien y parte de una estrategia de ventas. La omisión de las sonrisas es la ecuación que deja de lado el ingrediente crucial en cualquier interacción de negocios.

Y cuando olvidamos sonreír, nos olvidamos de cómo sonreír.

¿Qué opinas de esto? ¿Cómo integras la sonrisa en tu actitud de servicio al cliente?

Edición: Edgar Pastrana, QUANTUM. Fuente: Forbes.com, diciembre 2014, escrito por Kaan Turnali.